La radiación, el enemigo invisible


La radiación, el enemigo invisible





En los últimos cuarenta años hemos saturado la atmósfera terrestre con distintas radiaciones producto de comunicaciones por ondas. Las ondas radiales, televisivas y las que a corresponden a las comunicaciones de los teléfonos celulares generan radiación. Estas radiaciones afectan al sentido de orientación  de las palomas mensajeras y también de las ballenas, delfines y orcas que pierden noción de ubicación apareciendo varadas en las playas en muertes masivas impresionantes.

La radiacion, enemigo invisible

Las radiaciones bien aplicadas suelen ayudar al organismo estimulado defensas o combatiendo enfermedades, pero cuando no son controladas estas mismas radiaciones pueden ocasionar series trastornos y desequilibrios en la salud.

Está comprobado que las altas radiaciones emitidas por las antenas que reciben y emiten señales para las comunicaciones de los teléfonos celulares incrementa la posibilidad de padecer cáncer de distintos ordenes a los que habitan de forma permanente cerca de estas antenas. Es necesario el control de la radiación de las nuevas formas de comunicación para que los adelantos tecnológicos no atenten contra la salud  como enemigos invisibles.