El origen de los Villancicos


El origen de los Villancicos





villancicos

Los villancicos estaban muy extendidos en los siglos XV y XVIII entre los villanos (los habitantes de las villas que no eran nobles). Los temas que se trataban no tenían carácter religioso, es recién en el siglo XVI cuando la Iglesia los adopta como una manera de evangelizar a la gente con el uso de la lengua vernácula. Estas canciones eran cantadas en las Iglesias durante los oficios religiosas de los días festivos como la Navidad y el Corpus Christi.

En el siglo XVII este género está muy expandido entre la gente y constituye la mayor producción musical española de la época. La decadencia de este tipo de música comienza en el siglo XVIII debido a la gran influencia italiana y a la prohibición de cantarlos durante los actos religiosos.

El autor de villancicos que más se recuerda, es Antonio Soler (Olet 1729 – San Lorenzo del Escorial 1783), es precisamente del siglo XVIII y escribió su obra durante la segunda mitad de este. Entre los más conocidos se encuentra: Noche de paz, Los peces en el río, Campana sobre campana, Hacia Belén va una burra, El tamborilero, Mi burrito sabanero, Pastores venid, Unos vienen y otros van, Los niños del tambor y A la Nanita Nana.