El origen del árbol de Navidad


El origen del árbol de Navidad





arbol-de-navidad

El origen del árbol de Navidad debe buscarse en las costumbres druidas. Estos celebraban las fiestas de unos dioses en fechas muy próximas a la Navidad cristiana, adornando un árbol. Cuando llegaron los primeros cristianos al norte de Europa y observan esta costumbre, optan por continuar con la tradición de adornar un árbol pero le cambian los significados a los símbolos.

Es San Bonifacio, quien durante el siglo VII, taló un árbol que representaba al Dios Yggdrasil y plantó un pino que por ser perenne representaba el amor eterno de Dios. A este lo adornó con manzanas y velas, las primeras representan el pecado original y las segundas la luz de Dios. A medida que transcurrieron los años los adornos cambiaron a borlas y otras cosas.

En Europa, su difusión demoró unos siglos. En Alemania se vio por primera vez en el año 1605, en Finlandia en el 1800, en Inglaterra en 1841, en España en 1870. El significado religioso del árbol, es que representa el Paraíso en donde Adán y Eva comieron del fruto prohibido y de esta manera recuerda que Jesús es el Mesías que vino a librar al hombre.

Forma triangular del árbol: representa la Santísima Trinidad
Estrella: simboliza a la Estrella de Belén
Esferas: simbolizan los dones de Dios a los hombres. Antes se utilizaban manzanas que representaban el pecado original
Luces: simbolizan la luz de Cristo, antes se utilizaban velas.