La Depresión navideña


La Depresión navideña





depresion-navideña

A pesar de que estas fechas se asocian con la alegría a muchas personas les causa una gran tristeza. El síndrome de la depresión navideña está más extendido de lo que comúnmente se cree. Y son diversos los motivos que la producen. Los más comunes son la ausencia de seres queridos, la comparación con épocas anteriores y felices, el miedo a comentarios de familiares, el no querer parecer menos que otros, etc.

Los medios de comunicación no ayudan a la situación sino que la empeoran al mostrar la clásica escena de la familia feliz que se reúne a pasar la Nochebuena. Esta depresión tiene los mismos síntomas que otras, melancolía, angustia, tristeza, falta de voluntad.

La clave está en cambiar los malos recuerdos por cosas positivas. Es bueno rememorar los momentos felices que se pasaron junto a las personas que ya fallecieron. Recordar las cosas que aportaban para estas fechas es una buena idea, especialmente contarles a los más chicos qué es lo que estos hacían (chistes, comidas ricas, etc.).

Expresar los sentimientos sirve para sentirse mejor, contar lo que se siente siempre es una buena válvula de escape. No se debe centrar en los aspectos negativos, hay que actuar como si uno fuese un espectador de una obra de teatro de forma tal que se puedan apreciar los aspectos positivos.

Los problemas económicos suelen ser una de las grandes causas de la depresión, no se debe dejar llevar por las publicidades, se puede ser feliz sin caer en el consumismo. Tampoco es necesario servir comidas caras para pasar una buena noche. Adecuar la cena al presupuesto no debe ser motivo de tristeza.